miércoles, 16 de noviembre de 2016

ORACIÓN PARA LIBERACIÓN DE MALDICIONES


Padre amado, te presento la sangre y la cruz de nuestro Señor Jesucristo, a favor mío, a favor de toda mi familia, deshaciendo toda maldición que nos haya alcanzado. Amen.
Que todos los que escuchen esta oración Señor sean sanados, liberados, protegidos en el nombre de Dios Padre, Dios Hijo, de Dios Espíritu Santo.
Sello y protejo con el poder de la Sangre de Jesucristo El Señor, mi consiente, inconsciente, subconsciente; sello mi razón, corazón, sentimientos, sentidos, ser  físico, ser biológico,  sicológico, material y espiritual;  sello todo lo que soy, todo lo que tengo, todo lo que puedo, todo lo que se, todo lo que amo, queda sellado y protegido con el poder de la Sangre de Jesucristo El Señor; sello mi pasado, mi presente, mi futuro, sello mis planes, proyectos, sueños ilusiones, viajes , enfermedades, sello mi persona, mi familia, mis posesiones, mi árbol genealógico.
Me escondo en la llaga del costado herido de Jesús, me escondo en el corazón inmaculado de la Santísima Virgen María, para que nada ni nadie pueda provocarme ningún daño. Amen.
Y ahora clamo al Espíritu Santo, ven Espíritu Santo, envía desde el cielo un rayo de tu luz, ven Padre de los pobres, ven dador de las gracias, ven lumbre de los corazones, ven Espíritu Santo ven y en este momento clamo, para que tu acción maravillosa entre hasta lo más profundo de nuestro ser , en el consiente, inconsciente y subconsciente, que esta oración en la que clamamos para deshacer cualquier clase de maldición llegue a lo profundo de nuestro ser. Ven Espíritu Santo, ven Espíritu de Dios, entra y destruye lo que no es de Dios, ata y amordaza oh Espíritu Bendito, ata y amordaza, destruye, encadena, toda maldición de la que yo esté consciente , la que yo conozca, o de la que yo no sepa y que de alguna manera superficial, profunda, en mi cuerpo, en mi mente y en mi espíritu,  estuviera activando  espacios, momentos, enfermedades, tendencias, pecados, vicios, que me alejen de ti, oh Espíritu Santo entra, entra y con tu fuego quema , quema, quema Espíritu de Dios, quema Espíritu de Dios, quema, entra a lo profundo de mi ser y que al estar escuchando esta oración, al estar escuchando estos momentos de oración, estos cortes de oración, estos cortes de maldición,  al estarlas escuchando, provoquen en mí sanación, conversión, protección, liberación,  porque para ti oh Espíritu no hay nada, nada imposible. Entra Espíritu de Dios hasta lo más recóndito de mi ser, y por tu poder oh Espíritu bueno, oh Espíritu, destruye lo que no sea de Dios. Te alabo y te bendigo Espíritu, te alabo y te bendigo y clamo para que esta oración provoque la presencia del Todo Poderoso, Padre, Hijo, Espíritu Santo, en mi ser, Amen, Amen, Amen.
Padre Amado te presento la sangre y la cruz de Nuestro Señor Jesucristo a favor de mi familia deshaciendo toda maldición que nos haya alcanzado, ven Espíritu Santo, entra Espíritu, entra Espíritu, entra a lo profundo de mi ser y destruye todo lo que yo no sé, lo que no conozco, destruye y aniquila oh Espíritu Poderoso todo lo que no venga de tu Santa Presencia, todo lo que no venga del padre, del hijo, del Espíritu Santo, tu Espíritu, destrúyelo con tu fuego, fuego, fuego, fuego, fuego bendito, ven y hazme un ser nuevo. Amen, Amen y Amen.
Padre Amado te presento la sangre y la cruz de Nuestro Señor Jesucristo a favor de mi familia, deshaciendo toda maldición que nos haya alcanzado, miseria, pobreza, hambre, falta de abrigo, escasez, perdida, destrucción y humillación, por causa de nuestros pecados y por los pecados de nuestros antepasados, que estas maldiciones sean ahora deshechas por el poder de la Sangre y de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, por la acción poderosa del Espíritu Santo, que todos los demonios que entraron en nuestra vida y en la vida de nuestra familia, trayéndonos estas maldiciones sean ahora atados, amordazados, amarrados, por tu Santos Ángeles y Arcángeles sin ninguna manifestación maligna y que se presenten delante de Jesucristo Nuestro Señor para que Jesús disponga de ellos según su santa voluntad. que estos demonios tengan prohibido volver a mí, a nosotros a nuestra familia en el nombre del Señor Jesús. Amen, Amen, Amen.

Ven Espíritu de Dios, entra Espíritu, entra Espíritu, entra a lo profundo de mi ser, y destruye todo lo que yo no sé,  lo que no conozco, destruye y aniquila oh Espíritu Poderoso, todo lo que no venga de tu Santa Presencia. Amen, Amen.

Padre Amado te presento la Sangre y la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, a favor mío, a favor de toda mi familia, deshaciendo toda maldición que nos haya alcanzado, pánico, miedo, ansiedad, tensión, aflicción, preocupación exagerada, inquietud, causada por nuestros pecados y por los pecados de nuestros antepasados, Jesús se hizo maldición en ligar nuestro por eso estas maldiciones no tienen más poder sobre nosotros, en el nombre de Jesús son destruidas, que todos los demonios que nos llegaron a través de estas maldiciones sean ahora atados, amordazados, amarrados, en el nombre del señor Jesús, por los santos ángeles y arcángeles sin ninguna manifestación maligna, y que se rindan a los pies de Jesús, para que Jesús disponga de ellos  según su santa voluntad y que tengan prohibido volver a mí, a los nuestros, a nuestra familia, que seamos una nueva generación para alabarte, para adorarte, para bendecirte, en el nombre del Señor Jesús. Amen.

Ven Espíritu Santo, ven Espíritu, entra, entra, entra, entra en mí y destruye oh Espíritu poderoso oh Espíritu poderoso entra y quema, quema en mi interior todo aquello que no viene de ti, todo lo que me está provocando daños, estos daños que  acabo de mencionar  por tu poder, por tu poder oh Espíritu Bendito, entra y quema, quema, quema, quema, quema lo que yo no conozco y que me está haciendo daño, lo que conozco y sé que me está haciendo daño, quémalo oh Espíritu Bendito, quémalo, quémalo. Amen, Amen.

Padre Amado, te presento la Sangre y la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, a favor mío y a favor de toda mi familia, deshaciendo en nuestras vidas todas las maldiciones que llegaron hasta nosotros, robo, deshonestidad, hurto, fraude, trampa, farsa, engaño, mentira, envidia, superficialidad, vanidad, egoísmo, que todos los demonios que entraron en nuestra vida y en la vida de nuestra familia, a través de estas maldiciones sean ahora atados, amordazados, amarrados, en el nombre del Señor Jesús por los Santos Ángeles y Arcángeles sin ninguna manifestación maligna, para que Jesús disponga de ellos según su santa voluntad  y que tengan prohibido volver a mí, a nosotros, a nuestra familia, que seamos una nueva generación, para alabarte y adorarte,  en el Nombre del Señor Jesús. Amen.

Ven Espíritu Santo, ven Espíritu de Dios, oh Espíritu Bendito, entra, entra en mi ser en este instante, en este momento y con tu fuego, tu fuego bendito, el fuego poderoso, quema todo esto que podemos estar cargando en nuestra sangre, en nuestros huesos, en nuestra memoria, en nuestra genética, en nuestra estructura familiar, quémalo, quémalo Espíritu Bendito, quema, quema, quema, quema, quema, quema con tu  poder, entra, entra Espíritu y destruye, destruye, destruye, destruye con tu poder, con tu poder oh Espíritu Bendito tod lo que no sea de Dios, quémalo, quémalo, quémalo, quémalo porque tú eres poderoso, porque tú puedes llegar hasta los espacios más escondidos y recónditos de mi persona, llega oh Espíritu Bendito y quémalos por tu infinita ternura. Amen, Amen, Amen.

Padre Amado, te presento la Sangre y la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo a favor mío, a favor de mi familia, deshaciendo todas las maldiciones  que llegaron hasta nosotros, causadas por nuestros pecados de idolatría y todos los pecados de idolatría de nuestros antepasados y que hoy pudieran estarme provocando daños, enfermedades, frustraciones, miedos, vicios o tendencias, que se deshaga toda maldición de idolatría de poder, idolatría del dinero, idolatría de bienes materiales, la idolatría de dioses falsos, búsquedas de sociedades secretas, espiritismo, espiritualismos, ocultismo, magia negra, lectura de las cartas, del café, de la mano, caracoles, arena, agua, horóscopos, toda adivinación del futuro, practica de ritos africanos, uso de supersticiones, creencias populares, uso de gnomos, cristales, pirámides, cuarzos, patas o colas de conejo, herraduras, toda maldición, brujería, hechicería, toda forma de búsqueda de información en fuentes ocultas, malos deseos, vudú, magia negra, misas negras, darketos, punketos, secretos hereditarios conocidos y desconocidos, botos satánicos, pactos satánicos, toda atadura satánica, vínculos con fuerzas satánicas, vínculos mentales con clarividentes, astrólogos, médiums, videntes ocultos, adivinos,   todo uso de la ouija, tarot, astrología, juegos ocultos de cualquier tipo, mantras, apertura de chakras, toda transmisión de obras satánicas que hayan pasado por mis generaciones hasta este momento a mi ‘persona o a los míos, invocación o evocación de muertos, todos los efectos que se estén provocando, se hayan provocado, o se pudieran provocar al estar involucrados nosotros o los míos  en mi árbol genealógico en lo oculto. Clamo para que  el Espiritu Santo recupere cualquier territorio que haya sido entregado a satanás, por mi mismo, por mi familia, por mis antepasados. Clamo al Señor para que en este momento todos estos efectos queden atados, amordazados, encadenados y que se rindan a los pies de Jesucristo El Señor, toda maldición que haya entrado a mí, a mi cuerpo, a mi mente, a mi familia por estas causas sean ahora atados, amordazados, amarrados en el nombre del Señor Jesús por los Santos Ángeles y Arcángeles sin ninguna manifestación maligna y que se rindan a los pies de Jesús para que Jesús disponga  de ellos según su santa voluntad y que tengan prohibido volver a mi, a los míos, a los nuestros, a mi familia, que seamos una nueva generación para alabarte, adorarte, bedecirte en el nombre del Señor Jesus. Amen, Amen.

banner
Previous Post
First

0 comentarios: